Clínica de fecundación in-vitro

En Canadá una clínica de fecundación in vitro propone a sus pacientes “incubar” embriones dentro de sus propios cuerpos.

Un procedimiento de fecundación in vitro tradicional incluye una mezcla de óvulos sin fecundar con miles de espermatozoides en el laboratorio, y después su colocación en un ventilador mecánico durante 5 días.

Una clínica que trata la infertilidad en Toronto, en Canadá, fue la primera en proponer a las mujeres, que se realizaban el procedimiento de fecundación in vitro, la posibilidad de “incubar” sus propios embriones con la esperanza de que un día ellas puedan hacer crecer un bebé dentro de sus cuerpos y no en un laboratorio.

La nueva tecnología presupone la colocación de óvulos y espermatozoides en una cápsula de plástico que será implantada en el útero de la mujer. Después en tres, cinco días la cápsula se extrae y se abre, después de lo que los embriones se vuelven a transferir al útero de la paciente.

En el centro de las tecnologías de reproducción asistida en Toronto (TCART) se realizaron pequeñas investigaciones con la participación de diez mujeres, que aceptaron someterse al tratamiento con la aplicación del nuevo método. Cuadro de ellas se quedaron embarazadas tras la utilización de la incubadora natural, más conocida como INVOcell.

Como afirmó el centro, el nuevo producto dará a las mujeres, que quieran tener una relación más cercana con sus propios embriones, una posibilidad única en caso de que estén atadas a creencias religiosas más restrictivas. Así mismo ayudará a hacer la separación más fácil, permitiéndoles llevar a sus embriones dentro de su cuerpo en la etapa inicial de su formación, durante los primero cinco días.

Se conoce que aun en esta investigación, aún sin publicar, participaron 10 mujeres jóvenes y sanas. Ellas estuvieron tomando medicamentos para la estimulación de sus ovarios, haciéndoles tener más óvulos. Estos óvulos de una paciente se dividieron en dos grupos: la mitad se introdujo en una incubadora FIV común y la otra mitad en la cápsula INVOcell.

La tecnología Invocell costará 500 dólares más añadidos al coste del procedimiento FIV, que normalmente lleva un gasto de 12000 dólares por un ciclo.

El médico Rodger Pierson de la Universidad de Saskachevana basandose en los resultados obtenidos, apuntó que el nuevo método no conlleva ningún tipo de peligro. Este procedimiento podrá ayudar a las mujeres que tienen puntos de vista más religiosos respecto a la concepción, que debe realizarse de la forma más natural posible.

Ir arriba