Un día nuestro pequeño se despierta con el ojo rojo, pegado, con secreciones, frotándoselo, y diciendo que tiene tierra dentro del ojo, además puede tener los párpados hinchados y sensibilidad a la luz fuerte. Todos pensamos que tiene conjuntivitis. Lo primero de todo saber que se trata de una infección menor. ¿Y ahora qué hago?

Lo primero de todo saber que se trata de una infección menor, frecuente en los niños pequeños. Suele ser contagiosas, y sus brotes pueden causar estragos en parques, guarderías y colegios.

Tipos de conjuntivitis:

Podemos dividir las conjuntivitis en no infecciosas, y por tanto no contagiosas, e infecciosas, y por tanto sí contagiosas.

Conjuntivitis no infecciosas:

  • La conjuntivitis alérgica, que se producen cuando el niño entra en contacto con un alérgeno al que es sensible: el césped, el polen, la caspa animal, los ácaros del polvo….
  • La conjuntivitis irritativa, causada por cualquier cosa que irrite los ojos, como el cloro de las piscinas.

Conjuntivitis infecciosas:

  • La conjuntivitis bacteriana, puede contagiar a otras personas en cuanto aparezcan sus síntomas y mientras siga habiendo secreción ocular o hasta veinticuatro horas después de que se inicie el tratamiento antibiótico.
  • La conjuntivitis vírica, suele ser contagiosa antes de que aparezcan los síntomas y lo puede seguir siendo durante todo el tiempo que duren los síntomas.

¿Cómo se trata la conjuntivitis?

  • La conjuntivitis causada por virus suele desaparecer por sí sola sin tratamiento.
  • La conjuntivitis bacteriana se trata con gotas oculares antibióticas o con pomada ocular antibiótica.
Consejos para aplicar las gotas:
  • Lávese las manos antes de la aplicación.
  • Utilice una gasa diferente para limpiar el exceso de cada ojo.
  • Coloque al niño sentado o tumbado con la cabeza ligeramente hacia atrás y mirando hacia arriba.
  • Con una mano sujete la cabeza, y con el índice y el pulgar de esa mano abra el ojo.
  • Tras aplicar la gota, pida al niño que parpadee varias veces para que la medicina penetre.
  • Si le cuesta aplicar las gotas oculares, aplíquese en el canto interno del ojo cerrado de su hijo y cuando lo abra, el medicamento le caerá dentro.

Si sigue teniendo problemas con las gotas, pregunte al médico sobre la posibilidad de usar una pomada antibiótica.
Recordar que los colirios no deben usarse después de cuatro semanas desde la primera apertura del envase, ya que pierden la esterilidad.

¿Se puede prevenir la conjuntivitis?

  • Enseñe a su hijo a realizar una correcta higiene de manos con agua y jabón.
  • No debería compartir con otras personas gotas oculares, pañuelos de papel, maquillaje para los ojos, toallitas de aseo, toallas o fundas de almohadas.
  • Lávese las manos después de tocar los ojos infectados del niño.
  • Utilice material de un solo uso.
  • Lave con agua caliente las toallas y la ropa de cama que el niño haya usado y separada de la ropa del resto de la familia, para evitar la contaminación.
Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.