Ya están aquí los dulces navideños y tras comerlos hay que dar ejemplo y lavarse los dientes, para evitar las caries.

Existen muchas personas que piensan que el cuidado de los dientes de leche tiene poca importancia debido a que estos serán reemplazados por los dientes permanentes, pero nada más lejos de la realidad.

La caries es una enfermedad infecciosa, crónica, multifactorial, frecuente en la infancia que puede tener repercusiones en la salud general del bebé y niño como dolor intenso, hospitalizaciones, tratamientos con coste elevado, disminución del desarrollo y de la calidad de vida.

Los dientes de leche son importantísimos para que el niño pueda masticar y deglutir bien, para hablar correctamente, para mantener el espacio para los permanentes y para desarrollar una sana autoestima.

La principal fuente de bacterias que ocasionan las caries en los bebés se adquiere generalmente a través de la saliva de madres, padres y/o cuidadores.

A continuación, os dejo una serie de consejos para evitar las caries:

  • La limpieza bucal diaria a partir de la aparición del primer diente de leche, así como el uso del hilo dental cuando las muelas hayan hecho contacto.
  • Evitar la alimentación nocturna y en especial el biberón, tras la aparición del primer diente de leche. Durante la noche el flujo salival es casi nulo, con lo cual es el momento más susceptible al ataque de bacterias.
  • Evitar alimentos altamente criogénicos, especialmente entre comidas.
  • Evitar el uso del biberón con líquidos que no sean agua.
  • Nunca «mojar» el chupete en líquidos azucarados.
  • No compartir utensilios con tu bebé (cepillos dentales, cucharas, etc.), especialmente durante los primeros 2 años de vida.
  • No limpies el chupete de tu bebé con tu saliva.
  • No enfríes la comida soplando directamente sobre la cuchara del bebé ni le des besos en la boca durante el primer año de vida.
  • No permitas que hermanitos o primos le besen en la boca.

Se recomienda visitar al odontopediatra durante el primer año de vida. Éste te dará las pautas a seguir y te asesorará sobre los beneficios de la aplicación tópica de flúor en el esmalte de los dientes de leche, y de la cantidad adecuada según la edad, así como de otras prácticas, de acuerdo al riesgo de caries de tu hijo.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.