Gracias a Go4baby por darme la oportunidad de compartir mis conocimientos y amor por los niños, y a la vez poder ayudaros y guiaros en esta nueva etapa llena de felicidad, amor, miedo e inseguridades y, sobre todo gracias a mis hijos que son los que me enseñan día a día que cada niño es diferente y único.

Pocas cosas son tan gratificantes como ir viendo la evolución de tu bebé, cómo come, cómo duerme, cómo se estira y cómo sonríe, por eso, ¿qué mejor forma de comenzar este espacio celebrando el Día Mundial de la Sonrisa? (6 de octubre).

¿Qué nos quiere decir nuestro bebe cuando sonríe?. Muchas veces es un misterio, pero lo que tenemos claro es que nos llena de felicidad.

Nuestro bebé ya comienza a sonreír en el útero y mantiene esta sonrisa como un acto reflejo, siendo una forma de estirar sus músculos para controlarlos, y pudiendo coincidir con un estímulo, una caricia… Esta sonrisa angelical es involuntaria.

Primer mes:

La sonrisa social es el primer comportamiento social del bebé y suele surgir entre la tercera y la quinta semana de vida, siendo un indicador de su bienestar. Además, nuestro bebé comienza respondiendo a nuestras sonrisas y a medida que pasa el tiempo, la sonrisa irá aparejada de los movimientos de manos y de piernas.

La aparición de la sonrisa social es un hito muy importante para la vida del bebé y para la relación madre-hijo, puesto que ayuda a reforzar el vínculo entre ambas partes, además de reconfortar y dar seguridad de que las cosas se están haciendo bien.

Si el bebé no sonríe después de la sexta u octava semana de vida, consúltalo con tu pediatra.

Entre el cuarto y el sexto mes:

Entre el cuarto y sexto mes aparece “la sonrisa consciente”. Se trata de la expresión de un sentimiento de reconocimiento y de placer al sonreír.

Después de los seis meses:

El bebé muestra distintos tipos de sonrisa que expresan alegría, diversión y aprobación, siendo capaz de expresar otros tipos de sentimientos como el asombro, rabia o decepción.

Entre los nueve meses y el año:

Su sonrisa es “plenamente consciente”, puesto que ya ha aprendido a reconocer la cara de papá y mamá y a sonreír como respuesta a unos estímulos.

En estos meses el pequeño ya es capaz de expresar miedo, preocupación o angustia. En estos momentos, el niño expresa a menudo un sentimiento de malestar si se separa de mamá o papá. Al bebé no le gusta separarse de sus padres, y cuando vuelve a reencontrarse con ellos, les premia con una sonrisa.

¿Cómo hago sonreír a mi bebé?

Las caricias, las palabras cariñosas y los mimos son estímulos que conmueven hasta incluso al bebés más serio. Con mucho diálogo, juegos y amor, el bebé seguirá desarrollando sus habilidades para comunicarse con su entorno, generando un clima de amor, armonía y alegría.

Disfrutad del bebe, regaladle vuestras sonrisas, y él os regalará las suyas.

Deja un comentario