Gestación subrogada en Portugal, primer caso

Una pareja portuguesa formalizó este lunes la petición para poder realizar gestación subrogada en su país. Esta solicitud entró a las 17.45 en el Consejo Nacional de Reproducción Asistida (CNPMA), que es la entidad que se encargará de autorizar o rechazar estas solicitudes.

Éste podría ser el primer caso autorizado en Portugal, algo que se decidirá de aquí a final de año. Este es el primero de los 53 casos de parejas que hasta ahora han registrado su solicitud para beneficiarse de la gestación subrogada en Portugal. Tanto los padres intencionales como la gestante, son portugueses y residentes en Portugal.

Los registros del CNPMA muestran que entre la primera votación de la ley y la aprobación del decreto reglamentario, 44 ​​parejas declararon ante esta institución en interés de acceder a la gestación subrogada. Después de la publicación de dicho decreto el 31 de julio en “Diario de la República“, más nueve parejas integraron la lista, donde el 25% de los registros (13 casos) son de parejas extranjeras, casi todos españoles. Por otra parte, en la semana que marca la entrada en vigor de la ley, la mayoría de los casos recibidos vinieron del otro lado de la frontera.

Los nueve consejeros del CNPMA van a decidir la admisión de la solicitud, en aquella reunión que mantendrán el 8 de septiembre. La ley entró en vigor el día 1 de agosto.

¿Quién puede acceder a un proceso de gestación subrogada en Portugal?

En Portugal, la gestación por sustitución sólo está permitida en casos de infertilidad por parte de la mujer. Los casos de infertilidad pueden tener como causa el nacimiento sin útero o cualquier otra lesión que impida llevar un embarazo con seguridad. La gestante no puede recibir ningún tipo de pago relacionado con este proceso, a excepción de aquellos gastos médicos o de transporte.

Las parejas que deciden recurrir a una gestante dependen de la autorización de un psiquiatra o psicólogo que se muestre “favorable a la celebración del negocio jurídico”. Para poder iniciar un proceso de gestación subrogada, tanto pareja como gestante deben asistir a un centro de reproducción asistida, tanto público como privado, de forma que sea confirmada la infertilidad de la madre y la situación psicológica de la gestante.

Después de las solicitudes al CNPMA, se solicita un dictamen no vinculante a la Orden Facultativa. Las decisiones deberán tomarse en un plazo máximo de 60 días. Si durante el proceso surgen dudas, el CNPMA puede pedir la realización de una evaluación completa e independiente de los padres intencionales y de la gestante, por un equipo técnico y multidisciplinar, en particular en el ámbito de la salud materna y de la salud mental.

El Ministerio de Salud definió que la gestante debe tener al menos un hijo vivo y que no haya sido gestante con anterioridad. También se establece que tan sólo se aceptará la transferencia de un embrión.

La relación entre las tres partes queda establecida bajo contrato. En caso de malformación del feto queda aplicada la ley  de interrupción voluntaria del embarazo, es decir, que la decisión corresponde a la gestante. El niño que nacer será siempre de la pareja de beneficiarios – esta es una decisión sin retorno para la gestante.

Los extranjeros sí pueden acceder a un proceso de gestación subrogada en Portugal

La ley no impone ningún tipo de condición referente a la nacionalidad de aquellos involucrados (padres intencionales y gestante). Por tanto, los padres intencionales pueden ser extranjeros y no tener vínculo alguno con el país. Por otro lado, la gestante puede ser portuguesa o de cualquier otro país..

Artículo original…