Cuando estás ya en con tu bebé en brazos en tu habitación de Kiev, necesitas saber en qué estado de salud se encuentra. La primera visita de la pediatra es muy importante ya que te cuenta más sobre cómo está tu bebé de lo que te dicen en la maternidad, ya que si todo va bien, no hay demasiadas explicaciones aunque siempre te desean mucha suerte y te piden que les des mucho amor.

Con Go4baby no tienes problema para entenderle ya que te traducen todo lo que te va explicando, y te ayudan a buscar algún producto que no seas capaz de encontrar.

Lo que siempre te mandan para curar el ombligo es un líquido verde que mancha todo lo que toca y es para desinfectarlo. Es gracioso ver a los papás con manchas verdes en las manos. Un consejo, se quita con alcohol.

Si hay algún otro tratamiento extra, la pediatra te lo apuntará en un papel para que puedas ir a la farmacia, ya que intentar memorizar o aprender a pedirlo por tu cuenta puede ser misión imposible.

Una cosa que llama la atención en Kiev es la cantidad de farmacias que hay. No pasan unos metros en la calle cuando te encuentras otra. Aunque hay que decir que no tienen de todo y para comprar varios productos debes recorrerte más de una. Pero al final tienes todo lo que necesitas. La leche que toman en la maternidad la puedes encontrar en casi todas las farmacias y el precio es menor que en España.

Con respecto a la primera noche con nuestro bebé no hace falta decir que es inolvidable. Acéptalo, no vas a dormir nada. Tú piensas que es precioso dormir al lado de tu hijo, pero cuando come cada hora y media y cuando terminas de cambiarlo y te dispones a dormir casi te llega la siguiente toma. Pero no es sólo eso, es que estás atento a todos sus ruiditos y no le conoces. No sabes cómo es su respiración cuando está tranquilo o cuando está inquieto, por lo cual no duermes nada. Menos mal que al día siguiente estás tan agotado que asumes que está bien y que sí respira. Todos lo hemos comprobado alguna vez aunque no lo reconozcamos.

Los días pasan y toca hacer las visitas al registro o al consulado. El resto de días, dependiendo de la estación del año lo vas a vivir de manera diferente. Pero en todos los casos es recomendable salir a conocer algún sitio de Kiev ya que hay muchos lugares para visitar. Si es invierno, os recomendaría contratar una niñera unas horas de vez en cuando para que podáis desconectar y salir juntos en pareja.

El tiempo de estancia en Kiev es variable pero de 5 a 6 semanas es lo más habitual. Y aunque parece poco se suele hacer muy largo. No hay más remedio que ser paciente y disfrutar de la última etapa de este proceso, ya que con tu bebé en brazos todo se ve de diferente manera.

Hay aspectos positivos sobre el tiempo de espera para la vuelta a casa, como que la pareja disfruta a solas de los momentos iniciales, sin visitas, sin estrés, sin tener que cocinar ni limpiar la casa. Además el papá estará junto a su hijo más de los 15 días legales en España. Hay que tomarlo como un regalo en lugar de un fastidio, porque a veces parece que los días no avanzan y el humor no siempre es el que deberíamos tener.

Luego, cuando ya vuelves a casa te das cuenta de que te sobra la mitad de las cosas que tienes preparadas para el día a día con tu hijo, ya que te las has arreglado con muchas menos cosas materiales que se ha compensado con mucha más dosis de ilusión.

Cuando vuelves ya nadie te da consejos porque ya estás hecho un experto y los momentos vividos en Kiev con tu bebé quedarán siempre en tus recuerdos.

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.